Rabo de Toro

Rabo de toro

Señoras y señores, sacar las cazuelas de vuestras abuelas o aprovechad este fin de semana para compraros una Cocotte que es para toda la vida, y preparar este tradicional plato conocido y valorado gastronómicamente en muchos restaurantes Españoles, El Rabo de Toro.

Esta receta que os vamos a contar procede del Restaurante de Córdoba El Caballo Rojo, situado muy cerca de la Catedral y parada obligatoria si alguna vez paseas por esa mágica ciudad que te encandilará por sus callejones. Son muy famosos sus Patios, pero quizás no es la mejor época para conocer este restaurante porque te lo encontrarás lleno, y sin reserva dudo que puedas encontrar sitio. Nosotros estuvimos un fin de semana de agosto hace unos cuantos años con un calor de justicia de más de 40 grados a la sombra y el restaurante estaba hasta la bandera.

Con una cocción muy parecida al Ossobuco, aquí se trata de cocerlo horas y comerlo al día siguiente a poder ser, porque su sabor está mucho más bueno.

No compréis nunca el rabo de toro en bandejas donde están el resto de carnes, porque los huesos han sido serrados a máquina y la carne no se separará correctamente. Siempre comprarlo en la carnicería al peso.

Otro consejo, la salsa está tan buena que sería una pena mojarla con un pan prefabricado de esos que venden en muchos sitios. Comprar una barra de pan en la panadería de vuestro barrio y disfrutar de este plato que, simplemente, está para chuparse los dedos.

 

Print Friendly, PDF & Email

Calificación de la Receta

  • (0 /5)
  • (0 Votos)

Instrucciones

  • 1. Limpiamos con un cuchillo el sebo restante que quede en los rabos y luego les hacemos unos cortes por las coyunturas. Los reservamos en un plato.
  • 2. Cortamos las cebollas, laminamos los ajos y los ponemos en la cazuela con el aceite bien caliente. Lo freímos todo a fuego medio hasta que la cebolla esté bien dorada.
  • 3. Agregamos los tomates partidos, el azafrán, la pimienta y la sal. Removemos todo y lo dejamos a fuego medio.
  • 4. Sellamos en una sartén aparte con un poco de aceite los rabos de toro y los introducimos en la cazuela. Rehogamos todo a fuego medio durante unos 15 minutos.
  • 5. Cuando veamos que el guiso tiene un color dorado, agregamos el vino y el colorante y lo dejamos hervir a fuego lento hasta que se consuma.
  • 6. Veríficamos con la ayuda de un tenedor si los rabos están tiernos y, en caso contrario, les añadimos un poco de agua y lo volvemos a dejar a fuego lento hasta que se consuma.
  • 7. Una vez en su punto, dejaremos reposar el guiso y lo serviremos preferíblemente 24 horas después con unas patatas fritas como guarnición.
  • 8. Listo para servir.

Conecta:

Acerca de

Sabores y Texturas