Presa de Cerdo Ibérico Zubigain

Presa de Cerdo Ibérico Zubigain

Con el título de esta receta podréis observar que tiene una connotación un poco vasca; y así es, porque continuamos cocinando platos de Martín Berasategui.

La Presa de Cerdo Ibérico tiene un sabor bastante fuerte, y como nos aconseja Martín, es una pieza que tiene bastante grasa intermuscular, lo cual hace que sea una carne muy jugosa y sabrosa. Pero, para que no pierda esas virtudes, hay que respetar de forma escrupulosa los tiempos de cocción.

Nosotros la preparamos para comer y he deciros que este plato está mucho más bueno un día después, porque la carne ha ligado muy bien todo su sabor con las verduras.

El toque de la guindilla fresca le da un picor muy agradable. Nosotros usamos media, pero si eres de los que adora el picante, entonces echa la pieza entera.

Vamos a ver si volvemos a la carga con más recetas. Está siendo un año muy duro con el pequeño de la casa y apenas nos deja tiempo para buscar un hueco, sentarse y teclear con calma una receta. Tengo la memoria llena de fotografías y hoy es el primer día en 3 semanas que he podido revelar y desarrollar la receta en el blog.

 

Print Friendly, PDF & Email

Calificación de la Receta

  • (0 /5)
  • (0 Votos)

Instrucciones

  • 1. Cortamos la presa de cerdo ibérico en trozos de unos 5 cm de largo y 2 cm de espesor.
  • 2. Picamos finamente las cebolletas, aplastamos el diente de ajo, limpiamos los champiñones y los cortamos en cuartos o sextos.
  • 3. Ponemos una sartén o cazuela al fuego y le agregamos la cucharada de aceite de oliva. Cuando esté humeando, marcamos los trozos de presa rápidamente a fuego vivo para que cojan color pero, al mismo tiempo, estén jugosos. Retiramos a un plato y reservamos.
  • 4. En la misma cazuela, bien caliente, añadimos la mantequilla, el ajo y las cebolletas y se deja sudar todo a fuego medio durante 2 o 3 minutos.
  • 5. Añadimos los champiñones y la cayena fresca picada y se deja que el conjunto se siga pochando durante 5 minutos más.
  • 6. Echamos la nata y el agua, se lleva a ebullición y se deja reducir la salsa unos 5 o 6 minutos. Salpimentamos al gusto.
  • 7. Incorporamos el pimentón y la carne reservada con su jugo que debemos sazonar ligeramente justo antes de echarla. Calentamos todo durante 1 o 2 minutos para que se integren los sabores y la presa de cerdo ibérico se caldee en su interior.
  • 8. Espolvoreamos el perejil picado y dejamos que el conjunto dé otro hervor, retiramos del fuego y servimos inmediatamente.

Conecta:

Acerca de

Sabores y Texturas