Cochinillo al Horno

Nombres así no necesitan una presentación. Plato indiscutible en todas las fiestas Navideñas  junto con el Cabrito o el Cordero asado, el Cochinillo es quizás para mi gusto el mejor de los tres.

Al igual que os recomendábamos con el Magret de Pato, para que no acabéis con una noche toledana después de comeros este plato, lo saludable sería comerlo para Navidad, Año Nuevo, o Reyes. Aunque si buscas gasolina para aguantar un cotillón y hacer una buena capa de grasa donde resbale el alcohol de los cubatas, con platos así aguantarás lo que te echen, menos garrafón, que con eso no hay plato que palie la resaca.

Aunque no tengamos un horno segoviano en casa, el cochinillo no es muy difícil de preparar, tan sólo lleva horas y estar atento del horno para que no se nos queme. En cuanto a la guarnición de acompañamiento podéis optar por varias opciones: puré de manzana, patatas fritas o ensalada. Yo os recomiendo la última de las tres porque la digestión será más cómoda y puede que os ahorréis acabar con un Almax a mitad de tarde.

Print Friendly, PDF & Email

Calificación de la Receta

  • (0 /5)
  • (0 Votos)

Instrucciones

  • 1. Pelamos y troceamos los ajos para ponerlos en el mortero junto con el tomillo.
  • 2. Echamos un buen chorro de aceite hasta cubrir los ajos, y con la mano del mortero machacamos todo para tener una mezcla más o menos homogénea.
  • 3. Precalentamos el horno a 150º y mientras tanto vamos untando el cochinillo con la mezcla que hemos preparado en el mortero. Intentad que gran parte del macerado sea por dentro y no por la parte de fuera (la piel).
  • 4. Salamos el cochinillo por dentro y por fuera, lo colocamos en la bandeja de horno con la piel hacia arriba y echamos el resto de macerado que nos queda en el mortero. Llenamos la bandeja con 1 dedo de agua y lo metemos al horno.
  • 5. Horneamos durante 90 minutos a 140º, primero la piel hacia abajo durante 45 minutos, y luego la piel hacia arriba durante otros 45 minutos. Siempre controlando que no se queme, estos tiempos fueron los que usamos siguiendo la técnica de la receta facilitada por el blog Cocinillas y a nosotros nos funcionó.
  • 6. Durante los primeros 45 minutos no hay que hacerle mucho caso al horno, pero luego iremos regando el cochinillo con el jugo de la bandeja cada 10 -20 minutos
  • 7. Pasados los 90 minutos, y cuando veamos que la piel ya tiene otro color, es momento de subir la temperatura a 190º para tener una buena corteza crujiente. Lo dejaremos 20 minutos siempre controlando que no se nos queme.
  • 8. Retiramos del horno y listo para servir.

Conecta:

Acerca de

Sabores y Texturas