Granola

Granola

Granola

En casa hemos declarado la guerra al azúcar refinado desde hace ya unos cuantos meses, y poco a poco eso nos lleva a buscar fórmulas diferentes para elaborar nuestra dieta diaria. ¿Porqué hemos tomado esa decisión?, muy pronto lo sabréis en un artículo nutricional que estamos preparando al respecto sobre este asesino de guante blanco.

Lo bueno de hacerte tu mismo la granola es que tu eliges:

  • La cantidad
  • Libre elección de los ingredientes
  • La calidad de los ingredientes.

Y es que no existe una receta estática para la granola, la puedes hacer de muchas maneras y combinarla con una amplia variedad de frutos secos y cereales. Nosotros la conocimos por primera vez hace dos años en las cenas clandestinas de Le Nomade, donde John Husby (actualmente es chef en el restaurante de cocina Ramen más importante de Madrid, Chukaramen Bar) se tomó la molestia de obsequiarnos a los asistentes con granola artesanal y aquello me abrió una nueva ventana a lo que yo conocía como muestli, no tenía nada que ver a lo que venden por ahí, y mira que he llegado a comprar bolsas de varias marcas y a precios excesivos, pero ninguna de ellas llegaba al sabor de aquella granola.

Pues bien, tras investigar un poco en Google en diferentes páginas internacionales donde ahí tienen una cultura de este alimento bastante más popularizada que en nuestro país, llegué a la conclusión de que cada uno hacía las recetas acorde como le viniera en gana, o con los ingredientes que a ellos les resultaban más ricos, pero todos ellos tenían un denominador común, sustituir el azúcar refinado por miel.

Nosotros lo teníamos muy claro a la hora de preparar nuestra receta de Granola, tenía que ser lo más parecida a la que hizo John Husby aquella noche.

Nutricionalmente ofrece muchas ventajas para tu organismo, como por ejemplo:

  • Rico en fibra. Ideal para personas que sufran de extreñimiento.
  • Control de los niveles de azúcar en sangre.
  • Saciante. Gracias a la fibra que contiene nos provoca más saciedad que otros alimentos.
  • Un fuerte aliado contra el colesterol.
  • Grasas saludables.
  • Rico en vitaminas y minerales.

La combinación también es de libre elección y lo que más te apetezca, nosotros para cerrar el círculo lo desayunamos con yogur natural y mermelada hechos en casa.

Print Friendly

Calificación de la Receta

  • (0 /5)
  • (0 Votos)

Instrucciones

  • 1. En un bol, vamos añadiendo una a una todas las tazas menos las de los arándanos.
  • 2. Batimos la clara y la agregamos junto con el aceite de girasol y un buen chorro de miel, volvemos a remover todo bien para distribuir la mezcla en todos los ingredientes.
  • 3. Ponemos papel de horno en una bandeja y poco a poco vamos añadiendo la mezcla hasta cubrirla entera.
  • 4. Ponemos el horno a 150º y metemos la bandeja para hornearlo durante unos 40 min aproximadamente. Cada 10 min iremos dando vueltas con la cuchara a la mezcla.
  • 5. Cuando acaben los 60 minutos, sacamos la bandeja y con la cuchara volvemos a mover todo bien para que la parte de abajo se tueste bien y quede arriba.
  • 6. Volvemos a meter en el horno y dejamos secar sin temperatura aprovechando el calor que ha generado.
  • 7. Retiramos, añadimos los arándanos y volvemos a mezclar todo para guardarlo en un recipiente y listo para servir.

Conecta:

Acerca de

Sabores y Texturas