Home / Ciencia y Salud  / ¿Afectan las Redes Sociales a nuestra Memoria?

¿Afectan las Redes Sociales a nuestra Memoria?

Ya no hace falta que imagines esta situación, porque está pasando en cada minuto de nuestras vidas. Millones de personas compartimos nuestras experiencias en las redes sociales: viajes, trabajo, familia, etc. Positivamente, estas plataformas nos

Ya no hace falta que imagines esta situación, porque está pasando en cada minuto de nuestras vidas. Millones de personas compartimos nuestras experiencias en las redes sociales: viajes, trabajo, familia, etc. Positivamente, estas plataformas nos permiten estar en contacto con todo el mundo y forjar un tipo de relaciones en un contexto como nunca antes habíamos visto. Sin embargo, la otra cara de la moneda en este tipo de conexiones sociales puede tener un alto coste. En un reciente estudio publicado en el Journal of Experimental Social Psychology, los investigadores demostraron que aquellas personas que documentaban y compartían sus experiencias en las redes sociales formaban recuerdos menos precisos de esos eventos.

 

Estos estudios estuvieron dirigidos por Diana Tamir de la Universidad de Princeton, donde los investigadores exploraron como nos afectan las redes sociales a la hora de hacer videos y fotografías, y el compromiso de las mismas. Los participantes en este estudio realizaron visitas autoguiadas a una iglesia en el campus de la universidad de Stanford, y se les pidió que registraran sus experiencias de diferentes maneras:

 

  • Tomar fotografías
  • Tomas notas
  • Grabar en video para compartir el evento en las redes sociales, en lugar de guardarlo.
  • Reflexionar internamente sobre la visita.

 

Acabada la visita, se les preguntó cuanto disfrutaron de la experiencia, o si se distrajeron. Posteriormente hicieron un test para probar su memoria en los diferentes escenarios ocurridos durante el evento.

 

El equipo de Tamir descubrió que compartir las experiencias en las redes sociales no parecía afectar al disfrute de la experiencia; sin embargo, aquellas personas que grabaron o compartieron sus experiencias tuvieron un 10% menos en las pruebas de memoria. Los investigadores concluyeron que el probable culpable del déficit de memoria no eran puramente las redes sociales, porque incluso hacer fotografías o escribir anotaciones sin publicarlas en las redes sociales también mostraban los mismos efectos. Las personas que únicamente reflexionaron internamente la visita fueron los que retuvieron más información.

 

Estos hallazgos están enraizados en la investigación sobre la memoria transactiva, o la forma en que dividimos la información entre el almacenamiento interno (lo que debemos recordar) y el almacenamiento externo, que es lo que almacenamos en otro lugar. Antes de Internet, la información se distribuía de forma intuintiva entre la mente de una persona y el almacenamiento externo en forma de libros o álbumes. Se piensa que dividir la información de esta manera maximiza el conocimiento disponible del grupo social al tiempo que permite a los expertos formar una compresión más profunda de su campo.

 

La información externalizada nos suponía mucho más esfuerzo para conseguirla, pero con la llegada de Internet podemos acceder a cualquier momento en cuestión de segundos. Esta facilidad de acceso a la información externalizada es lo que ha producido lo que los investigadores llaman “El Efecto de Google”, en el que hay menos necesidad de almacenar información internamente porque podemos acceder a la información que queramos desde cualquier sitio. Por ejemplo: un estudio descubrió que si las personas que juegan al trivial creen que el ordenador está almacenando cada pregunta del trivial, en lugar de estudiarlas, forman un recuerdo de como recuperar esa información en el ordenador.

 

Este estudio nos sugiere que puede estar ocurriendo lo mismo con los recuerdos experienciales, donde en el pasado como mucho podían ser capturados en una cámara fotográfica, de vídeo o en un libro. Con la llegada de los smartphones y las redes sociales, podemos externalizar no solo el conocimiento, sino la memoria de nuestras experiencias. Todo esto se conservará en nuestros dispositivos, pero lo que quede en nuestra memoria puede verse disminuido y difuminado.

 

Con el aumento del contenido compartido, las emociones que sentimos en un momento concreto se ven alteradas y pasamos de disfrutar a sentirnos con la aprensión de los comentarios que puedan ocasionar en nuestra red social.

 

En cierta manera, este estudio que han realizado es presentar científicamente algo que llevamos notando desde hace tiempo a nuestro alrededor. Internet es una herramienta excepcional que desde un lado positivo nos ha generado trabajo, relaciones, información, recursos, ayudas, acceso para todos y COMUNICACIÓN. Ahora bien, como ocurre con todo, hay que saber administrarlo y tener muy clara la línea divisoria entre recurso y adicción.

 

¿Te has parado a pensar si le hace gracia a tu hijo que publiques fotos de él que años más tarde le supongan alguna situación embarazosa en sus círculos sociales? Lo que antes se quedaba en un álbum familiar, se quedaba en el álbum familiar. Ahora no, cuando compartes un post tienes que tener muy claro que lo estás lanzando al Mundo, y esta información estará presente durante años y años por la red.

 

¿Realmente vas a sentarte en el salón de tu casa y ver una a una todas las fotos hechas con tu Smartphone? Has invertido tiempo y recursos en hacer un bonito viaje, y en lugar de disfrutarlo y enriquecerte de él, lo primero que piensas es en tener la batería del Smartphone bien cargada, con una buena cobertura y ponerte a hacer fotos absurdas sin ningún sentido, como un pollo corriendo sin cabeza.

 

¿Hay que demonizar y darle al Off Digital? En absoluto, eso nunca. La rueda no para de girar, pero somos nosotros quienes estableceremos el control sobre ellas y la velocidad a la que queremos ir. Hazte ese viaje y comparte un tipo de información realmente útil para quienes lo consulten:

 

  • Restaurantes de la zona con sus platos populares
  • Fotos reales de los hoteles, no lo que ellos publican en su página corporativa
  • Lugares turísticos de parada obligatoria
  • Piensa antes de pulsar el disparador de tu cámara. Aunque ahora no tengamos que pagar por el revelado, ¿qué sentido tiene hacer tantas fotografías?
  • Comentarios con un buen contenido detallado de tus experiencias.

info@saboresytexturas.com

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT