Home / Historia Culinaria  / Origen de los Restaurantes

Origen de los Restaurantes

Liberté, égalité, fraternité. La Revolución Francesa (1789-1799) fue un conflicto social y político que convulsionó a toda Francia y marcó un antes y un después en el País, y lo que conocemos actualmente como Restaurantes

Origen de los Restaurantes

Liberté, égalité, fraternité. La Revolución Francesa (1789-1799) fue un conflicto social y político que convulsionó a toda Francia y marcó un antes y un después en el País, y lo que conocemos actualmente como Restaurantes tuvo su origen en esta Revolución.  Antes de esta época las comidas elegantes estaban reservadas únicamente para los ricos, y lo que quedaba para el resto de ciudadanos eran humildes fondas donde la carta de platos se limitaba a un escaso menú donde comían huéspedes y propietarios.

 

Unos años antes de la Revolución, allá por 1760, la clase mercantil de París desarrolló un gusto inusual por los caldos, tanto fue el boom del momento que los llegaban a considerar restauradores con maravillosas propiedades para la salud, aquello derivó a la palabra Restaurante, y la ciudad de París se llenó de pequeños locales donde se servían todo tipo de caldos a la carta y la gente se podía sentar cómodamente en mesas individuales. Es curioso que la popularidad de los restaurantes creciera en un momento de la historia donde la mayor parte de la población francesa no podía pagar el pan.

 

Tras casi tres décadas de duros inviernos con impuestos opresivos, los restaurantes no podían hacer frente a las tasas y tuvieron que subir el precio de sus productos. Uno de los factores que colmó el vaso fue que la mayor parte de esos impuestos procedían de los excesos que hacía la aristocracia y la monarquía. Aquello era un polvorín que estaba a punto de estallar. En 1789 las masas francesas hambrientas ya no podían ser controladas, los disturbios y saqueos estaban a la orden del día, el conjunto de todos estos acontecimientos dieron lugar a lo que ya todos conocemos, La Revolución Francesa.

 

Gran parte de la aristocracia huyó fuera de la ciudad, dejando atrás todo el servicio del que disponían: casas, palacetes, bodegas, etc. Muchos de los chefs que trabajaban para ellos ahora estaban sin trabajo, así que aprovechando la cantidad de género que se quedó en el camino, se reinventaron y empezaron a crear restaurantes por toda la ciudad. En un año ya había casi 50 restaurantes elegantes para las gentes de París de todas las clases: hombres de negocios, diputados, viajeros y familias. Poco a poco fueron promocionando la palabra Restaurante por toda Europa.

 

El concepto de Restaurante llegó en un período bastante complicado durante el llamado Reinado del Terror (1793-94), cuando alguien era sospechoso de vínculos con la aristocracia, guillotina y cabeza fuera. La mayoría de los restaurantes parisinos mantuvieron un comercio animado, con sus mesas repletas de jamones, quesos y vinos.  Los clientes se sentían bastante seguros y cómodos dentro de sus paredes incluso para hacer bromas sobre Robespierre.

 

El negocio del restaurante prosperó realmente en los primeros años del S.XIX después de finalizar la Revolución Francesa. Napoleón no consideraba peligrosas a las personas que se dedicaban a regentar este tipo de negocios, además mantenía al pueblo contento con su amplia oferta de platos. Unos años más tarde, cuando las tropas de Napoleón comenzaron a traer grandes riquezas de sus conquistas, convirtieron a París en una ciudad clave para la transformación de los restaurantes. Muchos locales empezaron a competir entre ellos a base de cambiar la decoración, algunos establecimientos llegaron a tener mujeres con el pecho desnudo vestidas de amazonas, que eran bajadas del techo en carros de oro.

 

Algunos de sus platos populares fueron por ejemplo el Murat: Filetes de lenguado con patatas, alcachofas, tomates, perejil, zumo de limón y mantequilla. También estaba el Masséna: Medallones de filete de res o de cordero, salteados con salsa Périgueux y alcachofas rellenas de tuétano de res.

 

Muchos de los clientes se dedicaban a robar la cubertería, un camarero del restaurante de lujo Naudet vio a un patrón metiéndose los cubiertos en su bolsa, él le entregó educadamente un billete que incluía “Cubiertos, 54 francos”.  El cliente pagó con alegría diciendo: ¿cómo están cambiando las cosas en estos tiempos?. En menos de un siglo, la gastronomía pasó de ser un privilegio exclusivo a aristocráticos y nobleza, a poder ser accesible para toda clase de gente.

 

Si te apetece volver a repasar aquellas clases de historia que dimos en el colegio, aquí tienes un resumen de toda la Revolución Francesa en 14 minutos.

 


Referencias:

https://www.thebalance.com/the-history-of-restaurants-part-2-2888665

http://mentalfloss.com/article/22234/how-french-revolution-gave-birth-restaurant-business

http://www.cubaencuentro.com/cultura/articulos/la-gastronomia-y-la-revolucion-francesa-285432

https://www.elpensante.com/la-revolucion-francesa-y-la-invencion-del-restaurante/

 

info@saboresytexturas.com

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT